La historia d’un símbolo

La historia d’un símbolo

Conferencia iglesia Fonz. Ronda Comunicación.

Los tres historiadores durante la conferencia. Ronda Comunicación.

Tanta chen i van acudí, que el Salón d’Actos de la Casa la Villa, plleno a caramul, se va fé chicot. Tot, per conmemorá el Quarto Centenario de la Illesia de l’Asunción con una conferencia a cargo de tres chóvens historiadors, fillos de Fonz los tres: Tomás Purroy, Jorge Alquézar y Marcos Guillén.

El recorriu va encomenzá pel pasau medieval. Vencius los musulmáns en 1089, l’Obispau de Roda, l’Obispau de Lleida y la Orden del Templle se van repartí l’administración del nuestro llugá, y tamé d’Arias, Crespán, Cofita y Padellas. Las transformacións socials, demográficas y económicas acontecidas entre 1500 y 1600 van motivá la construcción d’un nuevo centro de culto que sustituíse l’anterió illesia de Sant Bartolomé. Los proyectos se van elaborá entre 1605 y 1606. El verano de 1606 se va colocá la primera pedra, y la consagración va arribá l’anyo 1617. Con tot y con ixo, las obras encara van continuá bella década hasta complletá-se per entero.

DSC_0651

Un momento de la conferencia. Ronda Comunicación.

De 1617 entavant, la suerte de l’edificio va permanecé lligada a l’Obispau de Lleida, y estas relacións van revertí en beneficio de Fonz. D’ixas fechas datan los diversos palacios y monumentos que ornamentan La Pllaza, y que l’han valiu una merecida reputación. Pero esta época d’oro va pasá, y los ideals illustraus van depará un futuro no guaire bueno: las desamortizacións de Mendizábal (1836) y Madoz (1855) van minguá el patrimonio de la illesia, y la guerra contra los franceses va causá desferras l’anyo 1809, con l’incendio de l’Hespital de Santa Ana y la profanación de reliquias. Unas actuacións que, per desgracia, van torná a repetí-se en 1936, priván-mos d’una porción ben significativa del nuestro patrimonio.

Y de los sillars, enta la carne y los rostros de qui van protagonizá estes episodios. Sabem que el poderío económico de la illesia de Fonz se va sustentá en el cobro del diezmo, en concesións de créditos y en donacións como la efectuada per Catalina Sala l’anyo 1619. Pero ya el va dí el poeta: «los honors y grandezas/ son bardo y fumo». D’astí que los miembros de las grans familias locals mirasen, tamé, per la vida d’ultratumba, y pertenecesen a alguna de las cofradías que i van existí a la Villa entre 1476 y 1930. La historia d’ixas asociacións, que procuraban asistencia mutua y manteniban el templlo impoluto, encara está per escribí-se.

L’acto se va cllausurá con un turno de preguntas, con la sonora ovación de toz los que i van asistí, y con el firme propósito de mantení y preservá uno de los símbolos per antonomasia que mos fa sé foncenses.

 

Concierto, tapas y vinos del Somontano en los Jueves Musicales de Fonz
Fonz descubre al público una nueva batería artillera, un tramo de trinchera y dos aljibes de la Guerra Civil

COMMENTS

Twitter
YouTube